Solicitamos que se actúe contra los violentos en el fútbol o que se aplique la cláusula antiviolencia

ultras UDL

Ante las noticias publicadas en los medios de comunicación sobre la identificación implicados en los disturbios con aficionados del Racing de Santander el pasado 5 de enero, desde Cambia Logroño queremos informar de que en el próximo Consejo de Administración de Logroño Deporte del viernes 1 de febrero vamos a proponer la suspensión como socios de los ultras de la Unión Deportiva Logroñés envueltos tanto en los hechos violentos de Torrelavega en el pasado mes de octubre como en los últimos que tuvieron lugar aquí en la Plaza Primavera a comienzos de este mes.

Esta propuesta es consecuencia de las condiciones adoptadas para la suscripción de convenios con los clubes de referencia de cara a la presente temporada 2018-2019, donde, a propuesta de Cambia Logroño y aprobada por unanimidad, se introdujo una cláusula estableciendo que los clubes no podrán colaborar ni albergar a grupos violentos en ninguna de sus formas, donde cualquier demostración en este aspecto conllevará la resolución inmediata del convenio que se suscriba, no abonando los pagos pendientes y pudiendo exigir la devolución de los efectuados hasta la fecha.

Con esta medida lo que pretendíamos era evitar imágenes como las vividas en junio del año pasado en Nájera, donde varios ultras de la Unión Deportiva Logroñés agredieron, armados con palos, a aficionados del Langreo o las que tuvieron lugar en la calle Huesca en 2014, donde ultras de este mismo club se enfrentaron a plena luz del día a hinchas del Oviedo.

Igualmente, se debe desterrar la violencia vivida fuera de nuestra región, como la ocasión en la que ultras que viajaban desde Logroño destrozaron un bar en Pamplona o cuando fueron identificados en Vitoria por enfrentarse a ultras del Alavés, así como no contar con miembros de peñas deportivas que hayan podido estar relacionados en agresiones con agravantes de odio.

Sin embargo, no pasó ni un mes desde la aprobación de esta cláusula cuando el 21 de octubre del año pasado tuvo lugar una pelea entre grupos ultras del Gimnástica de Torrelavega y la Unión Deportiva Logroñés en los aledaños de El Malecón. Con el fin de abordar la situación, se convocó días después un Consejo de Administración extraordinario al que acudió Juanjo Guerreros, vicepresidente de la UDL, sin concretarse ninguna medida al respecto.

Dos meses y medio más tarde, la tarde del 5 de enero de 2019, una hora antes del partido disputado en Las Gaunas entre la Unión Deportiva Logroñés y el Racing de Santander, como hemos señalado previamente, volvieron a reiterarse los hechos violentos, esta vez en Logroño, al tener lugar una pelea multitudinaria en la Plaza Primavera entre ultras radicales de ambos equipos que portaban objetos contundentes.

Por todo ello, no se pretende dejar de colaborar económicamente con nadie, pero sí actuar en cumplimiento de la aprobación de esa cláusula y en consonancia con lo que hizo público la propia Gimnástica en un comunicado en su momento, donde anunció la identificación y expulsión de quienes participaron en estos hechos.

Esperamos, por lo tanto, la unanimidad en la votación del próximo consejo del 1 de febrero por parte del conjunto de los diferentes representantes, ya que dejar pasar lo ocurrido y permitir este tipo de actuaciones sería tolerar una serie de conductas que como institución de todos los logroñeses y logroñesas no podemos ni debemos consentir.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *