Solicitamos la adhesión del Ayuntamiento de Logroño a la Red de Ciudades que Caminan

6,5 millones de personas mueren cada año de forma prematura a consecuencia de la contaminación del aire. En España, uno de los países desarrollados más vulnerables, al menos 30.000 muertes al año son atribuibles a la polución. De aquí a 2030, en el mundo, los costes de los daños directos para la salud se estiman entre 2.000 y 4.000 millones de dólares, según la Agencia Internacional de la Energía, la Agencia Europea del Medio Ambiente y la Organización Mundial de la Salud. ¿Preocupante verdad?

El coche es el elemento que más deteriora la calidad de vida en las ciudades, no solo porque genere contaminación, sino porque supone ocupación del espacio, ruido, etc. Todo lo que vaya encaminado a sacar el coche del centro de las ciudades debe ser valorado positivamente, aporta calidad de vida. Al principio estas medidas generan mucho rechazo de comerciantes, dicen que no van a vender, pero cuando el proceso se culmina y se crean zonas peatonales el efecto para el comercio es muy positivo. De hecho en la mayor parte de las ciudades de Europa, incluso del mundo, las calles más comerciales y donde están las tiendas más caras son peatonales. La protesta contra estas medidas está desfasada, no es justificable porque es justo al contrario: beneficia a los comerciantes y a los ciudadanos que viven en ella.

Esta Moción de Adhesión a la Red de Ciudades que Caminan, que presentamos de manera conjunta con el PSOE de Lgroño, consideramos que es un refuerzo a otras adhesiones realizadas por el Ayuntamiento de Logroño como al Pacto de los Alcaldes por el Clima y la Energía, una ayuda para la implantación del Plan de Movilidad Urbana Sostenible, importantísimo para la lucha contra el ruido y además algunas medidas también están contempladas en el PLAN DE ACCIÓN PARA LA ENERGÍA SOSTENIBLE DE LOGROÑO, conocido como PAES y que se tenían que haber realizado antes de que termine 2017, cosa difícilmente realizable ya.

 

Caminar como parte fundamental y universal del derecho a la ciudad

Hablamos de caminar como parte fundamental y universal del derecho a la ciudad, que sin embargo se está convirtiendo cada vez más en un lujo, al menos el hecho de caminar de una manera placentera, fácil y en un entorno favorable. No hablamos de dar un paseo, hablamos de llegar caminando a nuestros puestos trabajo de una forma segura, rápida y placentera, sin estar expuestos a atropellos, ruidos y contaminación. Hablamos del valor de la calidad estancial de los espacios urbanos. Hablamos de caminar como una actividad que rompe barreras físicas y sociales en nuestras calles. Hablamos, en definitiva, de la igualdad de oportunidades en el uso y el disfrute del espacio público.
La adhesión a La Red de Ciudades que Caminan, lejos de ser algo simbólico, puede traer grandes beneficios en la consecución de objetivos apoyando iniciativas que ya se intentan por separado en otros compromisos, aunando movilidad, salud y ocio de los ciudadanos y ciudadanas en aras de una mejor calidad del espacio público.

Descargar (PDF, 251KB)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *