Si el Ayuntamiento nos denuncia, nosotras le denunciamos a él.

Este viernes 26 de octubre hemos tramitado una denuncia contra el Ayuntamiento de Logroño y otra contra la Comunidad Autónoma por incumplimiento de las Cívica y de Publicidad respectivamente a la hora de colocar su cartelería publicitaria para actos y eventos.

A su vez, hemos denunciado al Ayuntamiento de Logroño por permitir su incumplimiento de forma reiterada e intencionada, ya nunca han sido aplicadas hasta el pasado 6 de septiembre, donde decidieron sancionar a Stop Represión, como a continuación os describimos:

Antecedentes

El pasado 6 de septiembre de 2018, cuatro compañer@s de Stop Represión, que se encontraban pegando carteles comunicando la última manifestación por la injusta condena a Pablo y Jorge por el NoCaso14N, fueron retenidos, identificados, se les requisó los carteles y finalmente fueron multados por agentes de la Policía Local de Logroño.

¿Su delito? Haber colocado carteles en la vía pública sin permiso municipal y hacerlo fuera de los locales permitidos, en aplicación de las Ordenanzas Cívica y de Publicidad respectivamente.

Esto no es solo un atentado contra la libertad de expresión, sino que supone un agravio comparativo porque NADIE ha pedido nunca permiso en el ayuntamiento para colocación de carteles pero además, y después de a ver preguntado en la Unidad de Dominio Público del Ayuntamiento, es literalmente imposible pedir este permiso. 

Explicación administrativa

En el Ayuntamiento no existe aplicación administrativa de estas dos Ordenanzas (Cívica y publicidad):

  • Si alguien acude al Ayuntamiento a solicitar, en aplicación de la Ordenanza Cívica, permiso para colocar carteles no podrá hacerlo, pues no existe ningún trámite legal habilitado para ello. No hay impresos, ni Unidad responsable para llevarlo a cabo.
  • Además, en boca de los propios técnicos, “la Ordenanza de Publicidad en la vía pública no se está  aplicando porque es imposible”. Ninguno de los carteles que vemos en la vía pública cumplen con esta ordenanza, solo estarían correctamente colocados los que se colocan en los “conos” de hormigón que escasean por la calle.

Ordenanza cívica, una herramienta

Queremos reivindicar y dar a conocer esta situación para denunciar, entre otras cosas, la discrecionalidad del Ayuntamiento a la hora de aplicar o no sendas ordenanzas, pero sobretodo la ordenanza cívica, actitudes que llevamos señalando desde Cambia Logroño y desde distintos movimientos sociales desde su aprobación.

Se trata de una ordenanza arbitraria que deja en manos de la policía la capacidad de juzgar que actitudes son denunciables, o en este caso, a que persona que se encuentra pegando carteles se multa. Además de que una sanción leve puede llevar una multa desde 30 euros hasta 200. Esta ordenanza es también una forma de censura encubierta, una ley mordaza municipal que multa a quienes pegan carteles, a músicos que tocan en la calle o intimida a personas que reparten información a pie de calle.

La propia ordenanza de publicidad prohíbe pegar carteles en sitios no autorizados (en casi todos los lugares donde comúnmente se encuentran pegados estos carteles), pero solo se multa a quién interesa multar. Se tratan de medidas coercitivas que hoy han quedado retratadas.

No podemos olvidar que esta ordenanza se puso en marcha con el PSOE en el gobierno y fue el PP quien siguió con su aplicación, en contraposición de más de 30 asociaciones y colectivos de la ciudad que siempre se opusieron a su aplicación. Además, este último año se aprobó su modificación con el beneplácito de toda la oposición, excepto de Cambia Logroño.

En esta modificación, no solo no se eliminaron las partes más conflictivas y ambiguas de la ordenanza, sino que se introdujeron medidas más prohibitivas. Queremos emplazar a los grupos municipales a que reflexionen, ¿están de acuerdo con que se multen a personas, a movimientos sociales por la colocación de carteles?

También queremos denunciar la nula utilidad de la ordenanza de publicidad, ya que se trata de una ordenanza casi inaplicable y que la mayoría de carteles incumplen, lo que produce que los técnicos municipales se encuentre sin capacidad de acción.

Si el Ayuntamiento nos denuncia, nosotras le denunciamos a él.

Por todas estas razones y que el Partido Popular aplica dos normas inaplicables para acallar la voz de la calle y la injusticia que se ha cometido con Pablo y Jorge, nosotras decidimos denunciarle a ellos.

Porque callarnos no nos van a callar y porque la calle es de todos y todas y la seguiremos usando.

Desde Cambia Logroño abogamos tal y como hemos reiterado en otras ocasiones por la derogación de la ordenanza cívica, debido a su discrecionalidad y arbitrariedad. Además creemos necesaria una modificación de la ordenanza de publicidad, que permita su aplicación de forma justa.

 

 

 

 

1 comentario

  1. Tenéis toda la razón. Una vergüenza como se encuentran las paredes de Logroño por cualquier lugar. La esquina de Avda. de Portugal con Avda. de La Rioja (Espolón) es un ejemplo de dejadez por parte del Ayuntamiento. Me gusta cómo trabajáis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *