Manifiesto

En los últimos años, multitud de movimientos populares e iniciativas ciudadanas han denunciado la estafa que estamos padeciendo y han evidenciado la incapacidad de las políticas neoliberales, que favorecen a unos pocos en detrimento de la mayoría, para dar respuestas a las necesidades de las personas. Frente a la crisis ha emergido también un Logroño rebelde: El 15-M, las Huelgas Generales, las marchas por la Dignidad, las mareas, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, el movimiento por el derecho a decidir nuestro modelo de estado, etc., son movilizaciones que exigen un cambio en nuestro modelo político y económico.

Los resultados de las pasadas elecciones europeas nos han mostrado que la dureza de la crisis y las respuestas que han dado a ella los últimos gobiernos (los poderes económicos han emprendido una abierta ofensiva contra los derechos y las conquistas sociales de la mayoría de la población), han abierto una grieta histórica que no podemos ni queremos desaprovechar. Vivimos tiempos excepcionales que exigen iniciativas valientes y creativas. Si somos capaces de imaginar otra ciudad, tendremos el poder de transformarla.

Nuestra obligación como ciudadanía, como movimientos sociales, como partidos políticos, como asociaciones… se sitúa en las antípodas de esa vieja política, poniendo en primer lugar los medios para que surjan y se hagan visibles los problemas y las necesidades reales de la población, para luego establecer el procedimiento que se considere más adecuado para llegar a unas instituciones que han de ser entendidas como un medio para abordarlos y no un fin en sí mismas.

Para demostrar que lo sabemos hacer de otra manera, tenemos que ir paso a paso. Y el primero es empezar por aquello que conocemos de cerca: el ámbito municipal, nuestra ciudad, nuestros barrios.

  • Queremos una ciudad que promueva la honestidad de los gobernantes y que impida la connivencia mafiosa entre los gestores políticos y el poder económico. Hay que poner fin a la acumulación de cargos, limitar sueldos y mandatos, impulsar agendas transparentes y establecer mecanismos efectivos de control de los responsables públicos.
  • Queremos un nuevo contrato ético entre ciudadanía y representantes, que impida la utilización de regulaciones que atenten contra los derechos de movilización y expresión en nuestra ciudad como la “ordenanza Cívica” y que obligue a los representantes a seguir la voluntad popular.
  • Queremos un Logroño acogedor y dispuesto también a plantar cara a los grandes lobbies financieros, sanitarios, inmobiliarios y turísticos. Queremos instituciones que apuesten por la economía social y por la creación de empleo de calidad. La contratación pública deberá respetar criterios de justicia social y ambiental.
  • Queremos una ciudad verdaderamente sostenible y respetuosa con su patrimonio histórico y natural, y que el urbanismo esté al servicio de las personas y del resto de seres vivos y no de los intereses inmobiliarios.
  • Tenemos que detener y revertir las desigualdades insultantes, como las socio-económicas, de género, etc., que se han producido en los últimos años.
  • Tenemos que revertir las privatizaciones de los últimos años y convertir Logroño en un ejemplo de gestión de unos servicios públicos de calidad con criterios de rentabilidad social.
  • Queremos cambiar las políticas económicas de Logroño, reformando la fiscalidad municipal para que paguen más los que más tienen y priorizando el gasto social.
  • Queremos un Logroño que respete la memoria democrática de sus gentes y en el que se cumpla la Ley de Memoria Histórica.
  • Queremos una ciudad sin desahucios ni malnutrición ni pobreza, donde la gente no se vea condenada a vivir a oscuras o a padecer aumentos abusivos en el precio de los servicios públicos.

Coincidimos en la necesidad de un cambio político para, entre otros aspectos, blindar la educación y la sanidad públicas, para introducir el referéndum revocatorio, para poder elegir democráticamente al jefe del estado, limitar los salarios de los cargos electos y los designados por estos, garantizar la laicidad de las instituciones públicas y el derecho a la vivienda; que vea en la participación ciudadana su mayor potencial y que por ello, no sólo esté abierta a ella, sino que la estimule y promueva sobre todo entre los sectores más desfavorecidos.

Por eso, a través de este manifiesto nos dirigimos a la ciudadanía de Logroño para hacer un llamamiento a poner en marcha y dar forma a este proyecto que ha de surgir de los espacios de trabajo, de la cultura, de las asociaciones, de los barrios, de quienes habitamos esta ciudad y queremos un cambio que nos devuelva el protagonismo que, en una democracia, nunca debiéramos haber perdido.

No queremos ni una coalición ni una mera sopa de letras. Queremos construir nuevos espacios que, respetando la identidad de cada uno, vayan más allá de la suma aritmética de las partes que los integran, para poder ilusionar y reunir la más amplia mayoría social que nos permita lograrlo.

Por nosotras las personas, por las que nos han precedido en el empeño y por las que vendrán. Ha llegado la hora de demostrar que es posible construir una ciudad diferente. Ha llegado el momento de que

Cambia LOGROÑO

2 comentarios

  1. No he sido capaz de encontrar en vuestra página web, un apartado donde con total transparencia se muestre vuestras nóminas así como las partidas que vais a destinar a obras sociales y personales con las que tanto destacasteis en diferentes medios de comunicación.

    Agradecería si me indicaran donde puedo encontrar dicha información.

    Gracias,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *