Moción para la medición e información de la calidad del aire urbano

calidad aire contaminación

La contaminación del aire causa una décima parte del total mundial de defunciones. Afecta a la salud respiratoria, cardiovascular y provoca el incremento de casos de cáncer. Supone, además, una aceleración del cambio climático y el deterioro de todo tipo de recursos naturales. Aunque ha habido una disminución en toda Europa estos últimos años, las concentraciones de contaminantes en el aire todavía son demasiado altas.

Aunque la calidad del aire en Logroño es aceptable y no sobrepasa en general los niveles establecidos, existen ciertos días en la serie histórica en los que llegan a superan estos límites, lo cual es nocivo para las personas más vulnerables, así como para las personas que realizan actividades físicas al aire libre. Por esta razón vemos necesario implementar las medidas de aviso y conocimiento de la calidad del aire en Logroño.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la mala calidad del aire provoca cada año tres millones de muertes prematuras a nivel mundial.

Los principales contaminantes se tratan de las partículas PM2,5, que provienen fundamentalmente del tráfico rodado, y las PM10, que se generan por la fricción de las ruedas de los coches con el suelo, de los frenos, etc. Estas partículas suponen uno de los contaminantes del aire más dañinos. También contribuyen a la contaminación del aire las centrales térmicas, como la que existe de ciclo combinado en Arrúbal, por ejemplo.

Según un informe de la agencia europea para el medio ambiente de la calidad del aire en Europa (Informe 2017), las concentraciones de PM2,5 fueron responsables de una cifra estimada de 428.000 muertes prematuras en 41 países europeos en 2014. En el caso de España, según el informe anual de Ecologistas en Acción, cerca de 44 millones de personas respiraron aire contaminado durante 2016. Es decir, el 94% de la población estuvo expuesta a unos niveles de contaminación que superan los límites recomendados por la Organización Mundial de la Salud.

Debido a esta situación es muy necesaria la ubicación de Estaciones de Medición de estos índices. En la zona urbana de Logroño existe tan solo una Estación de Medición de la calidad del aire, situada en la Calle La Cigüeña, junta a la Universidad de la Rioja. La estación lleva a cabo mediciones de los niveles de dióxido de azufre (SO2), óxidos de nitrógeno (NOx), ozono (O3), monóxido de carbono (CO), partículas PM10 y Benceno-Tolueno-Xileno (BTX).

Sin embargo, atendiendo a los criterios establecidos, la ubicación de esta estación no es la adecuada para la correcta medición de los niveles de ozono.

  • Estos dos tipos de estaciones, tráfico y ozono, deberían estar separadas, por lo que Logroño tendría que contar con, al menos, dos estaciones diferentes. Una para óxidos de nitrógeno y partículas (que serviría para las mediciones de tráfico) y otra, en una ubicación que cumpla con las normas establecidas para la medición del ozono.
  • Sería conveniente el estudio de la posible implantación de nuevas Estaciones de Medición en el ámbito de la ciudad, para obtener datos más claros que permitan dibujar un mapa de la contaminación en Logroño.
  • Proponemos incluir un sistema de alerta en la app de la ciudad, con avisos en caso de que los niveles de contaminación superen los límites, además de en las diferentes pantallas municipales o en la web.
  • De este modo se consigue un doble objetivo de cuidar la salud de las personas y de concienciación al recibir estos avisos, centrando la atención de las personas a una realidad que muchos desconocen y que es muy peligrosa, como la contaminación atmosférica.

La concienciación acerca del problema al que nos enfrentamos, así como del peligro que supone la contaminación atmosférica es casi nula: todos vemos necesario la instalación de pararrayos para evitar la caída de un rayo en nuestras ciudades, sentimos ese peligro, sin embargo, no tenemos esa sensación con la contaminación y es necesario que la gente tome conciencia de la gravedad de la situación. Por ello, también consideramos necesario realizar campañas para informar sobre las consecuencias de la misma, así como de la importancia de no usar el automóvil o realizar otras actividades cuando los niveles de contaminación aumentan, que entiendan que está en la mano de todos reducir estos niveles. Se trata de un grave problema y hay que sensibilizar a la gente sus consecuencias para tomar conciencia de la importancia de combatirlo.

Descargar (PDF, 47KB)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *