Moción de apoyo al Ayuntamiento de Madrid y contra la regla de gasto

marina blanco concejala cambia logroño

Ante la intervención de las cuentas del Ayuntamiento Madrid por por parte del gobierno central del Partido Popular, pero también por sus políticas de austeridad y control impuestas desde Europa, que están ahogando a los ayuntamientos, llevamos al pleno de diciembre una moción de apoyo al Ayuntamiento de Madrid y contra la regla de gasto.

Todo esto es la consecuencia de la reforma exprés y sin consultar a la ciudadanía que PP y PSOE llevaron a cabo del artículo 135 de la Constitución, que suponía limitar el gasto público y priorizar el pago deuda antes que cualquier otra inversión social. A partir de ahí se desarrolló la Ley Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, que ha derivado en normas como la regla de gasto que constriñe la capacidad de los ayuntamientos al impedir que un estos puedan utilizar el dinero del superávit para cualquier inversión social y tenga que ser destinado obligatoriamente a pagar y a amortizar la deuda del siguiente año.

El caso concreto de Madrid supone un ataque a la autonomía de este ayuntamiento. Con un superávit de 1.000 millones en 2016, ha reducido la deuda que dejó el PP en un 40% sin dejar de ejecutar ninguna partida e incluso aumentando en un 74% la inversión social. Demostración desde las fuerzas del cambio que se pueda gestionar mejor ahorrando, reduciendo deuda e invirtiendo en lo importante. En lugar de aumentar la deuda sin control en hormigón, obras faraónicas y sobrecostes.

Lo que demuestra el gobierno central del PP es que no quieren permitir que el ejemplo de Madrid y otros ayuntamientos del cambio triunfe, porque de hacerlo, todo el mundo se daría cuenta de que, al contrario de lo que dicen los defensores de la austeridad, se puede poner la economía al servicio de la mayoría social y no al revés, crear empleo, implementar medidas para defender el medio ambiente y mejorar la atención a las personas.

El Ayuntamiento de Madrid ha reducido la deuda que dejó el PP en un 40%

Esta intervención de las cuentas del Ayuntamiento de Madrid está ejecutada desde una profunda arbitrariedad, ya que no se está actuando de la misma manera con otras administraciones públicas, casualmente gobernadas por el propio Partido Popular, como demuestra el caso flagrante de la propia Comunidad de Madrid (PP), a pesar de haber aumentado su deuda este año en un 7,9%, alcanzando los 32.555 millones de euros en el segundo trimestre del año.

Mientras el Ayuntamiento de Madrid ha reducido la deuda que dejó el PP en un 40%, la Comunidad la aumenta en un 7,9%. Sin embargo, a quien se interviene es al Ayuntamiento de Madrid. Esto demuestra que se está produciendo una persecución política al Ayuntamiento de Madrid y al resto de formaciones del cambio, con la que e pretende gestionar el Ayuntamiento de Madrid desde el Ministerio de Economía.

Con esto no pretendemos que el ayuntamiento pueda saltarse la ley, sino todo lo contrario. El Ayuntamiento de Ahora Madrid cumple con la legalidad al presentar hasta tres veces un plan económico-financiero en el que justifica que no va a aumentar su deuda y es el Ministerio, que en primera instancia se lo acepta porque cumple con la ley, el que después lo rechaza cambiando el criterio que tenía hasta ese momento.

El PP utiliza la regla de gasto de manera partidista e interesada

Este es un ejemplo evidente de cómo la financiación de los entes públicos es usada de forma partidista por el PP, lo cual crea desigualdad en el conjunto del Estado. Cuando un ayuntamiento puede gestionarse de forma correcta pero no es del PP, se le ahoga económicamente. Estos agravios comparativos en función del color político, con una gestión del Estado de forma autoritaria, creando desigualdad e imponiendo políticas que coartan la capacidad de hacer una política alternativa y utilizar las Administraciones que controla en beneficio de su partido como arma para entorpecer a los que no son de dicho partido es algo gravísimo en democracia.

Esta gravedad imposibilita poner la política al servicio de los ciudadanos. Ya avisamos desde diferentes partidos y movimientos lo que suponía la reforma del artículo 135, que era subyugarse a intereses de mercado y entregar la soberanía de los actuales. Ahí encontramos una parte de la raíz de los actuales problemas, lo cual coarta el desarrollo de políticas alternativas.

Al PP de Logroño y a Cuca gamarra les queda muy bien hablar de que quiere modificar el uso actual del superávit de cara a la opinión pública, pero luego hay que enfrentarse a la realidad aquí en el Ayuntamiento, y sin embargo, luego no se afrontan problemas como pagar lo que se debe a los trabajadores y trabajadoreas del consistorio o se aplazan año tras año inversiones porque no se pueden afrontar. Esta es la diferencia entre palabras y hechos. Esperemos que el PP sea coherente y vote a favor de esta moción, en lugar de anteponer intereses de partido o los de la defensa del Ayuntamiento.

Descargar (PDF, 49KB)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *