Hemos denunciado al Ayto de Logroño ante el Servicio de Patrimonio Riojano

Hablar del habitual abandono del equipo de Gobierno del Partido Popular con los conjuntos históricos culturales, a los que no les ve rédito económico inmediato, es a estas alturas repetirse, pero en el caso del yacimiento del Monte Cantabria creíamos que era necesario ir más allá de la queja ya que este enclave de nuestra ciudad fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC), con la categoría de Zona Arqueológica, el 20 de Julio de 2012 (Decreto 45/2012).

Por esta razón el lunes 18 de junio nos dirigimos al Servicio de Conservación del Patrimonio Histórico Artístico del Gobierno de La Rioja, para presentar una denuncia de acuerdo al Art. 5 de la Ley 16/1985, de 25 de junio, de Patrimonio Histórico Español, donde cualquier ciudadano puede denunciar ante las autoridades competentes la dejación en el deber de cuidado y mantenimiento de un B.I.C, de esta forma se requiere al Gobierno de La Rioja aplique el régimen disciplinar por incumplimiento del Decreto que Declara como Bien de Interés Cultural al yacimiento arqueológico del Monte Cantabria.

Y es que la declaración de BIC para el Monte Cantabria no es una declaración más, esta declaración viene marcada por un Decreto en el cual se marcan ciertas exigencias, las cuales se las han saltado todas desde el Ayuntamiento de Logroño. Estas obligaciones comprenden diversas intervenciones encaminadas a la investigación y protección del enclave: señalización, vallado, excavación, consolidación, restauración de estructuras, puesta en valor y divulgación. Además de la obligación de generar un Plan Director del cual nada se sabe.

Esta dejación responde por ello a una pérdida, otra más, de una parte de nuestra historia, y a una pérdida natural, al ser su enclave una terraza aluvial cuaternaria que debería estar protegida, por ello desde Cambia Logroño no nos quedaremos de brazos cruzados y presentamos esta denuncia para que en aplicación del régimen sancionador contemplado en el Decreto 45/2012, el PP pague las consecuencias de su desprecio ante la legalidad y nuestra historia.

Descargar (PDF, 75KB)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *