El PP deshace los pocos avances en movilidad sostenible en Logroño

calle beratúa PMUS

Queremos denunciar, una vez más, la falta de voluntad política del Partido Popular en el Ayuntamiento para acometer las actuaciones necesarias que redunden en una mejora de la calidad de vida de los logroñeses y logroñesas y que logren efectivamente una reducción del tráfico en nuestra ciudad.

Tras el fiasco de la primera área remodelada incluida en el PMUS (el área J correspondiente al barrio de San José), ahora llega la segunda chapuza, con la reciente remodelación del área A, que lejos de avanzar, nos hace retroceder.

La pacificación de una calle debe incluir tanto medidas de gestión de tráfico para lograr la reducción de la velocidad y la densidad efectiva del tráfico, así como medidas urbanísticas para la recuperación del espacio público para la ciudadanía. Una mera limitación a 30, que es lo que se hizo en el barrio San José, no constituye por sí misma una «Zona 30» y mucho menos aún, un área pacificada.

Un paso adelante y dos atrás

En esta segunda intervención que iba a realizar el Ayuntamiento de Logroño en el Área Pacificada A, que está comprendida entre las calles Marqués de Murrieta, Gonzalo de Berceo y Carmen Medrano, la ambición municipal parecía ir en principio un poco más allá, dando prioridad al peatón en, al menos, la calle Beratúa y la calle Valcuerna, así como realizando una serie de intervenciones en la calle Ramírez de Velasco orientadas a la mejora de la movilidad peatonal y ciclista. Ya en su momento, cuando el Concejal de Movilidad y Tráfico nos presentó el proyecto, desde Cambia Logroño aún nos parecía poco ambicioso el proyecto de pacificación, ya que en vez de hacer esa zona pacificada hasta Carmen Medrano, como estaba previsto en el PMUS, se quedaba en Ramírez de Velasco.

Pues bien, tras finalizar las obras en verano 2018, la señal de acceso a la zona indicaba prioridad peatonal (señal S-28), tal y como se indicaba en el propio proyecto presentado por el Ayuntamiento para la calle Beratúa y Valcuerna, donde se proponía que fuese una zona residencial, es decir, una calle de plataforma única donde el peatón fuera lo primordial.

El propio Ayuntamiento en su proyecto señalaba la «eliminación de los pasos de peatones ya que se trata de una zona residencial de plataforma única» y la «señalización vertical para permitir la circulación de bicicletas en los dos sentidos de circulación». Sin embargo, esto era totalmente contradictorio con el tratamiento realizado en la calzada (una pista asfaltada de directriz recta en unos 70 metros en la calle Beratúa sin más señalización horizontal que unas flechas de sentido de circulación).

Total falta de criterio

Pasados unos meses, este mismo mes de febrero, y tras las roturas de varias tuberías en la zona, el Partido Popular ha decidido eliminar esta señalización de «zona residencial», sustituyéndola por una limitación a 20kms/hora, de cumplimiento imposible debido a las características de la calzada antes mencionadas que, a la vez que vuelven a dar prioridad al tráfico motorizado, imposibilitan el doble sentido de circulación ciclista y relegan al peatón de nuevo a pasar por unos pasos de cebra recién pintados al efecto.

En resumen, una total falta de criterio, potenciada con diseños contradictorios, que redunda en pérdida de espacio público para los modos de movilidad no motorizada (incluyendo a los colectivos más frágiles de personas con capacidades diferentes, personas mayores, niños y niñas). En definitiva, se están haciendo timidísimos avances empañados con francos retrocesos hacia la ciudad más habitable, más amable, con la que tanto se le llena la boca al Partido Popular, pero que cuando realmente toca tomar decisiones, siempre se posiciona al lado de los coches.

Cabe recordar la intervención de eliminar la docena de plátanos de Club deportivo para aumentar un carril al tráfico rodado, con la justificación de un paso de cebra de nueva creación en Vara de Rey… Para un paso que el Partido Popular da para adelante, damos dos para atrás.

El imperio del coche del PP

Esta es la verdadera política del Partido popular, no la de transformar esta ciudad y favorecer los espacios para el peatón, sino la de potenciar el uso del coche en toda la ciudad. Ahí tenemos los datos del incremento de 2.800 vehículos en nuestra ciudad del que se hacían eco varios medios de comunicación el martes pasado.

Por todo ello, denunciamos una vez más la falta de voluntad del Partido Popular por hacer una ciudad donde se reduzca el tráfico del automóvil privado, algo que redundará en una mayor calidad del aire que respiramos, una reducción del ruido, que es causante del 75-80 % del ruido estratégico de la ciudad, una mayor seguridad del personal para evitar los atropellos, en definitiva una ciudad más habitable por la que, desde Cambia Logroño hemos trabajado durante estos cuatro años y seguiremos haciéndolo hasta conseguirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *