El civismo se enseña, no se impone

logroño cívico

La ordenanza cívica ha estado rodeada de polémica desde su entrada en vigor en cada una de las ciudades donde se ha pretendido implantar. Sevilla, Granada, Oviedo, Barcelona, Salamanca… En Logroño, la plataforma ‘Cívicos contra la Ordenanza’, compuesta  por más de treinta colectivos, asociaciones, partidos políticos y sindicatos,  pidió  la paralización de su tramitación al considerarla  un instrumento de «control social» desde su aprobación en 2011.

Esta semana, en el pleno que tendrá lugar el próximo jueves 5 de abril, se aprobará una modificación que aumenta el recorte de libertades sociales, además de la discrecionalidad en su aplicación, dejando en manos de la Policía Local la posibilidad de sanción de forma directa, sin mediación de ningún proceso de acusación, defensa o intermediación judicial.

Por ello creemos necesario retomar este llamamiento que se ha hecho desde los movimientos sociales contra esta ordenanza. En nuestra ciudad cada vez es más complicado la utilización del espacio público por parte de los vecinos y vecinas, y estas ordenanzas no hacen más que agravar los dificultades y las trabas que se imponen desde el ayuntamiento.

Esta ordenanza no sólo es innecesaria, existiendo ya las ordenanzas de Limpieza, Animales , Zonas Verdes, Publicidad  y Ruidos. Sólo hay que recordar que antes de que existiera la ordenanza ya se producían multas por faltas tipificadas en ella.

Resumiendo los puntos más gravosos e inconcebibles en un estado de derecho, podemos decir que la ordenanza debe ser derogada por:

  • Por su vaguedad y arbitrariedad ya que deja en manos de la Policía la licencia para decidir qué actitudes son denunciables y cuáles no, así como la cuantía de las sanciones.
  • Por la privatización del espacio público, que queda reducido a un mero lugar de tránsito entre dos espacios privados, coartando y criminalizando todas aquellas actividades que realiza la juventud de forma libre y gratuita (escuchar música en la calle, practicar deporte, salvo en lugares muy concretos que tan siquiera se especifican) o la práctica de juegos  que puedan causar molestias. quién decide esto? Cuál es el criterio objetivo que cuantifica la molestia?
  • Por la censura encubierta mezclando actitudes y comportamientos rechazables (romper farolas, quemar contenedores…) ya tipificados en otros códigos jurídicos y ordenanzas; con prohibiciones de pegar carteles, repartir panfletos o recoger firmas, única forma de expresión y transmisión de ideas de muchas organizaciones políticas y sociales.
  • Por la criminalización de la mendicidad, prohibiendo lo que para muchas personas es su único sustento. Cómo es posible que el ayuntamiento de Logroño criminalice a las personas que han perdido toda forma de sustento?

Pero este jueves y de la mano de todos los grupos políticos menos Cambia Logroño, se dará una nueva vuelta de tuerca a esta Ley mordaza a la logroñesa, hablando de controlar las despedidas de soltero y el botellón, se pondrán nuevas normas que impedirán el uso en libertad de la calle.

Somos conscientes que toda actividad incívica debe ser censurada, que no todo vale y que para eso están nuestras leyes. Pero si hay un problema social, no es labor de la policía su control, sino el de todos y todas nosotros estudiar por qué y solucionarlo. ¿Por qué no se puede beber en la calle? No se puede tirar las botellas, las bolsas u orinar, pero la calle es de todos y podemos usarla como nos plazca.

Las organizaciones firmantes de este comunicado son: Ecologistas en Acción, Logroño en Bici, Marea Blanca, Ezzor Roma, Stop Represión, CNT, Reas  Impulso Municipalista, Equo, Podemos y Cambia Logroño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *