Calle 8 de Marzo: por las mujeres y la Ley de Memoria Histórica

Gonzalo Peña, Marina Blanco

No es nada nuevo, por desgracia, que en el callejero de Logroño sigan existiendo calles que incumplen la Ley de Memoria Histórica. Un caso bastante significativo, tanto por su nuevo nombre como por la forma en la que se llevó el proceso es la calle hasta hora conocida como Defensores de Villareal, situada en el Barrio de Madre de Dios, que tiene como nombre asignado calle 8 de marzo. Después del éxito innegable de las movilizaciones y la huelga feminista del jueves pasado en la que las mujeres de Logroño y de todo el Estado dejamos claro que sin nosotras se para el mundo, es la hora de que este cambio de nombre se produzca. Por eso creemos apropiado el momento, la situación en la que nos encontramos para que se produzca este cambio.

Que la fuerza con la que vivimos ese día sirva para transformar nuestra sociedad. Que este cambio de nombre sirva como homenaje a todas las mujeres que lucharon y luchan por nuestros derechos. Como reconocimiento a este día creemos necesario que el cambio de nombre de calles, que tanto está tardando el PP en terminar, empiece por el cambio de nombre de la calle Defensores de Villareal por calle 8 de Marzo.

 

 

Además, otra de las razones por las que es conveniente recordar la importancia de esta solicitud es porque fue propuesto tras un proceso participativo por la asociación de vecinos de Madre de Dios, fueron los vecinos del barrio quienes instaron al gobierno del Partido Popular que se produjera el cambio de nombre de esta calle, junto a otras dos calles más de este barrio: la calle General Primo de Rivera por Ateneo Riojano y la calle Teniente Coronel Santos Ascarza por Emilio Francés.

Es necesario destacar este proceso participativo, ya que son los propios vecinos los que están exigiendo al Partido Popular que se cumpla la Ley de Memoria Histórica. Este proceso participativo pone de manifiesto una participación real y activa de los vecinos y vecinas de nuestra ciudad, por ello no entendemos la demora en su puesta en marcha.

Esta solicitud se entregó en el registro del Ayuntamiento en octubre de 2016, hace hoy más de un año, y aún no se ha hecho nada. Es más, desde Cambia Logroño se preguntó en el Pleno acerca del cambio de estas tres calles a propuesta de la asociación de vecinos y se nos contestó que se asumían los cambios propuestos. Entonces, ¿por qué un año y medio después no se ha producido este cambio si se asumían como tal?

Ya es hora de que el Partido Popular cumpla esta Ley, ya es hora de que desaparezcan de nuestra ciudad los nombres de calles franquistas. Empecemos por la calle 8 de marzo, que hoy, después de las masivas movilizaciones de la semana pasada ha quedado demostrado que se trata de un día más vigente e importante que nunca.

Pero no se trata solo del cambio de nombre de la calle 8 de marzo sino del cambio de todas las calles que incumplen la Ley de Memoria Histórica.

La mala Memoria Histórica del PP

Los cuatro grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Logroño (PSOE, Cambia, Ciudadanos y Mixto, con el PR+), junto a la Asociación La Barranca, exigimos en noviembre del año pasado la creación de una mesa con partidos y colectivos ciudadanos para abordar un calendario con un proceso participativo que ponga fecha al cambio de las 11 calles con nombre franquista que quedan pendientes de cambiar en la capital riojana. Desde entonces absolutamente nada, como es habitual en el PP.

Se trata, en concreto, de las calles Víctor Pradera, General Sanjurjo, García Morato, General Primo de Rivera, Antonio Sagastuy, Milicias, José Santos Ascarza, Defensores de Villarreal, Jorge Vigón, Plaza Alférez Provisional y General Yagüe.

Se pone en evidencia la falta de voluntad del PP ante una ley de obligado cumplimiento como es la Ley de Memoria Histórica, aprobada en el Congreso en 2007, lo que es una falta de respeto al pleno municipal, en el que se han aprobado hasta tres mociones en este sentido que el PP sigue desoyendo y obviando.

Por eso, más allá de del cambio de nombre de calles, hablamos de una necesidad democrática, de cerrar heridas y de romper los lazos que aún nos unen al franquismo. Esperamos, eso sí, que las modificaciones de nombres pendientes no se hagan como las seis anteriores, que el PP las llevó a cabo por la puerta de atrás, sin convocar a los grupos municipales ni a colectivos y con una reunión informal en la que llegó con los nombres ya puestos. Lo exigimos por una cuestión de respeto, dignidad y memoria colectiva.

Logroño debería ser un ejemplo para el resto de municipios. Sin embargo, lo está siendo pero para mal, demostrándose la absoluta falta de compromiso del PP con la Memoria Histórica.

El acuerdo plenario es completar el cambio de nombre de calles en esta legislatura. Que no se le olvide al PP, que en Cambia lo tenemos muy presente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *