DERIVA EN EL SERVICIO Y SITUACIÓN LABORAL EN LOGROÑO LIMPIO

Desde Cambia Logroño ya son varias las ocasiones en las que ponemos de manifiesto la deriva, tanto en la calidad del servicio como de la situación laboral, en los servicios públicos que son externalizados en favor de grandes empresas.

La pasada semana nos hacíamos eco de las quejas que nos habían hecho llegar tanto ciudadanos que se quejaban del servicio prestado en la recogida de basuras y limpieza viaria como de los trabajadores y trabajadoras de la empresa Logroño Limpio (UTE URBASER S.A. y FCC), que veían cómo la prórroga realizada durante el año 2010 y que racionalizaba el coste del contrato recaía sobre sus espaldas.

Contrato “Logroño Limpio”.

El 19 de diciembre de 2002 se cerraba el expediente de contratación y adjudicación del contrato de gestión del servicio de limpieza de la ciudad de Logroño, siendo éste adjudicado a la empresa URBASER S.A., cuyo contrato fue formalizado el día 12 de febrero de 2003. El contrato sería prorrogable, por períodos de 8 años, hasta los 25 años que permite la Ley de Contratación Pública para contratos de servicios.

Posteriormente, con fecha de 6 de abril de 2005, mediante acuerdo de Junta de Gobierno Local, se procede a la cesión del contrato de gestión del servicio de limpieza a favor de la mercantil URBASER S.A. FOMENTO DE CONSTRUCCIONES Y CONTRATAS “UTE LOGROÑO LIMPIO” sin modificación de los conceptos contractuales existentes ni perjuicio de la empresa adjudicataria inicialmente.

El contrato no sufre modificación hasta que con fecha de 21 de abril de 2010 se procede a la firma de una prórroga contractual con una modificación del contrato de gestión del servicio de limpieza para adaptarlo a la actual coyuntura económica, donde a través de ciertas contraprestaciones no se procede a la revisión de precios acordada para los ejercicios 2010 y 2011, llevándose a cabo en el ejercicio 2012 la actualización de su importe desde el año 2009 (revisión acumulada correspondiente desde el ejercicio 2009).

De entre las medidas que, a priori, no conllevaba una pérdida de calidad del servicio ni de la situación laboral de los trabajadores de la empresa adjudicataria que realizan un servicio público para la ciudad de Logroño, se destacan:

  • El conjunto de medidas conlleva la concesión de la primera prórroga del contrato.
  • El acuerdo suponía el mantenimiento íntegro del empleo.
  • Suspensión de las amortizaciones debidas al parque de limpieza durante los ejercicios 2010 y 2011, ni la revisión de precios del servicio de limpieza viaria para los mismos años, ya explicadas anteriormente.
  • No ejecución de la cláusula 23 del pliego de condiciones, que suponía dejar sin efecto la revisión al Ayuntamiento de los medios materiales ya amortizados, en unas condiciones muy ventajosas respecto los precios de mercado, pues se fija un precio de un 15,95% del coste nuevo (con sólo 7 años de antigüedad).
  • Se incluyen dos nuevos distritos de limpieza residencial Tipo B de acuerdo con lo dispuesto en las cláusulas 27 y 52 del Pliego de condiciones, donde se mantendrían las mismas prestaciones que el actual contrato, pero en ninguna de las dos cláusulas se hace referencia a la necesidad de introducir más personal o medios para cubrirlos.

Esta modificación del contrato y el actual sistema de inspección, por objetivos en lugar de por medios y número de personal, ha conllevado, como así nos lo han hecho llegar tanto usuarios como trabajadores de la empresa adjudicataria, una reducción de calidad del servicio y, sobre todo, un alarmante deterioro de las condiciones laborales del personal que presta el servicio de limpieza viaria y recogida de basuras.

No podemos justificar sólo a través de esta modificación contractual el deterioro del servicio y condiciones laborales, sino que debemos centrarlo en cómo las empresas privadas que se dedican a realizar todo tipo de servicios municipales, en su búsqueda del beneficio económico sin ambages, acaban llevando políticas de reducción de costes que siempre pagan trabajadores y usuarios. Por eso desde Cambia Logroño volvemos a fijar como único horizonte posible la gestión pública de los servicios municipales.

Situación Laboral y prestación de servicio.

La deriva en las condiciones de trabajo sufrida por los trabajadores ha llegado a una situación insostenible y como miembros del Ayuntamiento de Logroño no podemos quedarnos impasibles, ya que estamos hablando de trabajadores, aunque indirectamente, públicos.

Si tanto en el pliego de condiciones inicial como en la prórroga se marca la obligatoriedad del mantenimiento íntegro del empleo, vemos que esto no ha sido así, ya que desde la firma de la prórroga la plantilla de la UTE LOGROÑO LIMPIO ha pasado de 250 empleados a 215, según datos sindicales, aunque no podamos aportar un dato exacto dada la temporalidad en la contratación, habiéndose ampliado en dos los distritos de limpieza. Si bien en la modificación del contrato se habla de mantenimiento del empleo, no se hace sobre su ampliación para cubrir estos dos distritos.

Esto supone que no se cumpla con la oferta de la empresa adjudicataria de prestar el servicio con una persona por distrito. Ello obliga a los trabajadores a realizar un sobresfuerzo para cumplir con la limpieza de más de un distrito, viéndose obligados a no realizar su trabajo correctamente e incluso a saltarse normas de seguridad laboral, como el cruce de la calle con las mangueras utilizadas en el baldeo, consecuencia ésta que ha sido pasada por alto por la empresa al verse ella beneficiada, pero no por los técnicos municipales, lo que ha conllevado a sanciones disciplinarias con los trabajadores.

Esta reducción de plantilla ha llevado consigo la no sustitución de las bajas, bien sea por enfermedad, lactancia, jubilación, sanción o defunción.

Se han conocido casos y de forma habitual donde no se están haciendo frente al pago de las horas extraordinarias, habiendo denunciado los trabajadores presiones y amenazas por parte de la empresa, las cuales en muchos de los casos se han llevado a cabo.

Se han llegado a modificar los horarios de entrada para evitar realizar horas extraordinarias, lo que produce que el trabajo en zonas sensibles como el Casco Antiguo en el fin de semana no pueda quedar verdaderamente limpias.

Se están empleando a trabajadores con discapacidad en labores completas que realizan trabajadores sin ella, lo cual ya ha sido denunciado por el comité de empresa sin haber sido atendida por la UTE LOGROÑO LIMPIO.

Esto ha llevado a los trabajadores y trabajadoras a una situación de angustia en la que la empresa requiere la firma de los partes de trabajo aunque estos no hayan sido concluidos ni realizados correctamente. En caso de queja vecinal o municipal por parte de inspección, la empresa manda más barrenderos y la persona firmante ha sido sancionada en varias ocasiones.

Todo ello conlleva una espiral de más medidas de presión, peor servicio, más quejas por trabajo mal hecho, más presión…

Esto queda contrastado con el histórico de sanciones por parte de la empresa desde 2010, donde en los siete años anteriores no se aplicó ninguna sanción y donde el mantenimiento de los puestos de trabajo era correcto:

Año 2010 sanciones: 1……………….Total días de suspensión de empleo y sueldo.- 5
Año 2011 sanciones: 10……………..Total días de suspensión de empleo y sueldo.- 48
Año 2012 sanciones: 18………………Total días de suspensión de empleo y sueldo.- 73
Año 2013 sanciones: 22……………..Total días de suspensión de empleo y sueldo.- 71
Año 2014 sanciones: 9……………….Total días de suspensión de empleo y sueldo.- 14
Año 2015 sanciones: 9……………….Total días de suspensión de empleo y sueldo.- 19
Año 2016 sanciones: 6……………….Total días de suspensión de empleo y sueldo.- 5

Despidos disciplinarios desde 2010…… 9

Todo ello, tal y como se deriva de las quejas de los propios ciudadanos y trabajadores, ha conllevado a un deterioro de la calidad del servicio. Sirva como ejemplo que anteriormente se realizaba la limpieza semanal de los contenedores de basura, para lo que se adquirió maquinaria específica, la cual no se está usando. A día de hoy se está realizando la limpieza únicamente en la temporada previa a verano o cuando el Ayuntamiento lo exige por su mal estado.

Necesidades de Inspección y Control Municipal.

En la modificación de contrato existente de 1994 al nuevo contrato de 2002, según los propios técnicos de Medioambiente del Ayuntamiento de Logroño, se cambian los criterios de inspección, pasando de unos criterios por medios a unos criterios por objetivos. Esto conlleva que la inspección se centre en la subjetividad del nivel de limpieza obviando el criterio objetivo de cómo se realiza.

Dada la deriva laboral existente desde la modificación del contrato en 2010, este modelo de inspección permite una libertad a la empresa adjudicataria para llevar a cabo políticas dudosas en relación a los medios, tanto personales como materiales, que ésta utiliza para la realización de su labor. De esta forma, pasa desapercibido el incumplimiento contractual del mantenimiento del empleo, el incumplimiento de los medios a utilizar para la limpieza por distrito o las presiones y las obligaciones a las que son sometidos los trabajadores y trabajadoras, aún contando estos con alguna discapacidad reconocida.

El Ayuntamiento, como responsable último, tanto de la consecución de los objetivos contractuales como de la situación laboral de los trabajadores que la llevan a cabo, está realizando una dejación de funciones que le deja en una mala posición cara al resto de ciudadano y que en caso de sanción judicial, como así ha ocurrido en otros casos, debe hacerse cargo de los gastos y pago de las sanciones impuestas.

Por todo ello creemos que, para evitar esta situación, debe realizarse una inspección mixta de medios y objetivos que asegure no sólo la óptima ejecución del trabajo, sino la correcta situación de los trabajadores y trabajadoras y los medios que deben usarse. Esto debe quedar fijado en todo contrato de servicios que el Ayuntamiento lleve a efecto con empresas externas.

Desde Cambia Logroño queremos reiterar que esto quedaría subsanado si el Ayuntamiento prestara desde la gestión pública los servicios y no fueran externalizados, incidiendo en la precariedad, la reducción de calidad y el sobrecoste que la externalización supone.

 Para solventar esta desastrosa situación llevamos al pleno la siguiente moción:

Descargar (PDF, 310KB)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *