El despropósito de gastar 7,7 millones para tirar el túnel de Vara de Rey y volverlo a construir

vara de rey vecinos

Ayer se publicaba en la Plataforma de Contratación del Sector Público la licitación de las obras de nudo de Vara del Rey con Miguel Delibes y Duques de Najera. Una obra que va a costar a la ciudadanía de Logroño unos 7,7 millones de euros.

En mayo de 2016, el Pleno del Ayuntamiento aprobó con los votos favorables de PP, PSOE y Ciudadanos y en contra de Cambia Logroño y Partido Riojano (PR+), la alternativa C para ejecutar el trazado del paso inferior bajo de Vara de Rey, en la intersección con Miguel Delibes y Duques de Nájera. En ese momento, la alcaldesa Cuca Gamarra avanzó que era preciso redactar el proyecto, que tardaría unos cuatro meses, de modo que se pueda licitar en 2017 y comenzar las obras. Mentira una vez más.

Las incoherencias en relación a este proyecto, son evidentes, de hecho, tanto Ciudadanos como el PP, acordaron mantener el túnel existente en sus negociaciones de investidura. Otro incumplimiento de nuestra alcaldesa. El PSOE, por su parte, demuestra también una vez más la distancia entre lo que dice y lo que hace en muchas ocasiones, pasando del No al túnel en la manifestación de 2014, coincidiendo con época preelectoral, a decir túnel sí, derroche no.

El sinsentido: tirar un túnel para construir otro

Aparte de mentiras e incoherencias, es un auténtico despropósito tirar un túnel y volver a construirlo, a lo que se suma el despilfarro de gastar 7,7 millones y el disparate de destruir lo existente que ya funciona correctamente. Con ello destruyen un túnel que conecta unas arterias principales y unas vías preparadas para el tráfico intenso como Lobete para meterlo en Cascajos y van a comunicar Duques de Nájera con Cascajos, pero con una rotonda en Avenida de Colón que va a estar atascada continuamente porque va a ser un cuello de botella. Desde el punto de vista de vista de la movilidad sostenible, es absolutamente incomprensible.

La cuestión central es que PP, PSOE y Cs venden como necesidad algo que no lo es, donde la clave no es otra que la necesidad económica y especulativa de reurbanizar el entorno para habilitar la mayor superficie edificable posible, en especial generando dos parcelas, una al norte y otra al sur de la futura extensión de la calle Miguel Delibes, para con esto poder hacer frente a la acuciante deuda que ostenta el Ayuntamiento por el soterramiento y obras faraónicas como la estación de autobuses y la estación de trenes.

Dado el descenso del precio del suelo a causa del fin de la burbuja inmobiliaria, el PP tuvo que refinanciar el crédito, avalado con terrenos, mediante los presupuestos municipales, que, por otro lado, también se sustentan mediante la futura venta de suelo. En resumidas cuentas, nos encontramos ante otro movimiento especulativo del Partido Popular que vuelve a vendernos una mejora urbanística falsa que solo busca colocar unas parcelas, pero para lo que deberemos gastarnos de 7,7 millones cuando en nuestra ciudad hay necesidades reales de trascendencia: urbanísticas, sociales o medioambientales.

Que decidan los y las vecinas

Por todo, viendo que en esta decisión intervienen poderes económicos, políticos e inmobiliarios, creíamos que no podían ser los 27 concejales del ayuntamiento los que tomaran la decisión unilateralmente. Creemos que la decisión la han de tomar los ciudadanos, porque, en definitiva, se trata de un modelo de ciudad en el que, para que no sean los intereses especulativos los que prevalezcan, se apele a la participación de todas y todos los logroñeses en la toma de decisiones en común mediante consultas vinculantes en cuestiones tan sensibles como esta.

Nuestra opción principal era y es dejar el túnel como está y derivar esos costes a otras necesidades. Así lo defendimos en la calle y en el Ayuntamiento. A PP, PSOE y Cs les dio igual. Se podía elegir el camino de defender a los vecinos o el de anteponer la venta de las parcelas a los intereses de los vecinos, que es por lo que optaron PP, PSOE y Cs. Nos negamos a quedarnos de brazos cruzados. Creemos en la necesidad de hacer algo ante un despropósito. Tanto esta semana como la siguiente nos reuniremos con los colectivos sociales, medioambientales y vecinales posibles de cara a impulsar una movilización que defienda el túnel como está y que se oponga a este despropósito. Recuperar lo que se vivió en la movilización de 2014 y que nunca se debía haber perdido. Solo hacemos el llamamiento, no queremos ningún protagonismo partidista, sino que sea un movimiento colectivo y en esa línea trabajaremos para ello.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *