Solicitando el fin de las paradas de trenes con mercancías peligrosas en el barrio de Los Lirios

El pasado 16 de mayo y acompañados por el presidente de la asociación de vecinos de Los Lirios, Enrique Cabezón, Cambia Logroño volvió a asumir las obligaciones que debieran de corresponder al Grupo de Gobierno denunciando y exigiendo soluciones a la peligrosa situación que se vive en el barrio de Los Lirios, al estacionar en él, trenes con mercancías peligrosas.

Han sido muchas las fotos y los vídeos que desde la AAVV se han aportado donde los trenes de mercancías peligrosas estacionan a menos de 10 metros de las ventanas de los vecinos y vecinas de este Barrio.

 

Ya en la comisión de desarrollo urbano sostenible en noviembre de 2016, nuestro concejal Jose Manuel Zúñiga, presentó una pregunta donde se trasladaba la constancia de esta situación y se solicitaba una solución por parte del Partido Popular. Ante este requerimiento la respuesta del grupo de gobierno no tuvo desperdicio, demostrando su nula preocupación por la salud y el medio ambiente, y diciendo literalmente que “no era competencia de la dirección general de medio ambiente, desconociéndose la legalidad de dicho estacionamiento y cuales son las medidas de seguridad exigibles para ello”. 

Está en peligro la salud del los logroñeses y logroñesas y dicen no tener competencia, añadiendo que no conocen si es legal o no!!!!

Estas paradas, tal y como puede observarse en los videos que la propia asociación ha mostrado, se alargan por periodos superiores a la media hora y con parada de motor. Esto es algo que está creando una inseguridad y alarma social a los vecinos y vecinas del barrio, ya que se están estacionando trenes con mercancías como cloro líquido o diferentes sulfatos, sulfuros y otros derivados del azufre.

Analizando la normativa para conocer si existe alguna ilegalidad o incumplimiento por parte de ADIF o cualquier otra empresa de transporte, dado que el sector se encuentra ya liberalizado, vemos que en el RD 412/2001, de 20 de abril por el que se regulan diversos aspectos relacionados con el transporte de mercancías peligrosas por ferrocarril, lo siguiente:

Artículo 4. Normas generales de circulación.

  • Los trenes que transporten mercancías peligrosas deberán utilizar necesariamente, cuando existan, las líneas que circunvalen las poblaciones, excepto cuando tuvieran que realizar operaciones de carga y descarga en dichas poblaciones. Estas operaciones se realizarán en el menor tiempo posible con una programación previa bien definida.
  • Las empresas ferroviarias no podrán planificar ni programar paradas en túneles de más de 100 metros, ni circulaciones de trenes que incluyan estacionamiento, en una estación de núcleo habitado o cuando aquélla esté situada a menos de 500 metros de distancia del núcleo más próximo de población agrupada.

En el caso de que existan estaciones de origen, clasificación o destino, que se encuentren en núcleo habitado o situadas a menos de 500 metros de aquél, en los que deba de realizarse un estacionamiento, las empresas de transporte ferroviario habrán de disponer de la organización y medios necesarios para, en caso de accidente, efectuar las actuaciones más urgentes para limitar las consecuencias del mismo, de acuerdo con el artículo 4 del Real Decreto 387/1996, de 1 de marzo, por el que se aprueba la Directriz Básica de planificación de protección civil ante el riesgo de accidentes en los transportes de mercancías peligrosas por carretera y ferrocarril.

Serán de aplicación las incompatibilidades de transporte entre vagones, así como la de formación de trenes, recogidas en el RID (Reglamento europeo relativo al transporte de mercancías peligrosas por ferrocarril), a los efectos de estacionamiento con otros trenes cargados con mercancías peligrosas en vías contiguas de una misma estación.

Ante este artículo tenemos que, dado que no existe circunvalación viaria, los trenes pueden pasar por nuestra estación y, por tanto, nuestro núcleo urbano, pero nunca estacionar en él, pues no se realizan labores de trasiego de mercancías (estas se realizan en la estación de Arrubal/El Sequero) ni se cumple con las exigencias de seguridad del Real Decreto 387/1996, de 1 de marzo. No existe ni cubetos de retención en el viario, ni agentes de extinción por espuma, la existencia de un consejero de seguridad fijo en la estación, ni se conoce la existencia de un plan de emergencia especial.

La pregunta que como afectados podemos hacer, ya que el Ayuntamiento de Logroño es el primer afectado del uso que las empresas de transporte y Adif hagan de la vía que atraviesa la ciudad y pone en peligro a nuestros ciudadanos y ciudadanas, es si se está cometiendo alguna ilegalidad. Para ello tendríamos que hacer una interpretación tecnico-legislativa, donde se pudiera diferenciar que no se está “estacionando” sino realizando “paradas técnicas”, suponiendo que éstas se pudieran hacer, algo que no queda del todo claro:

  • Si acudimos al RID, éste no contempla la existencia de “paradas técnicas”, por lo que toda parada de un tren con mercancías peligrosas nunca podría parar en el núcleo urbano, debiendo generar los mecanismos para que, en caso de deber hacerlo, se hiciera a más de 500 metros de las zonas habitadas.
  • Por otro lado, si acudimos a la Nota Informativa del Ministerio de Fomento sobre el alcance y límites del concepto estacionamiento, en ella se hace una diferenciación entre estacionamiento y parada técnica, siendo esta última como la acción de parar o detenerse, por un espacio de tiempo marcado y corto, entendiendo con esto que no se dé la desconexión de la máquina ni alargarlo en el tiempo más de lo estríctamente necesario, para el correcto paso de trenes y organización del tránsito en la red de ferrocarriles estatales.

Ésta se realiza por decisión del personal y los responsables de circulación de la estación y afirma que la legislación estatal no define el concepto estacionamiento ni parada, ni contiene criterios objetivos para su definición.

La realidad está siendo que los trenes que paran en nuestro núcleo urbano no lo están haciendo por espacios cortos de tiempo, sino que se están dando paradas de más de 20 minutos con paradas de motor incluidas, algo que ha sido constatado y documentado por los propios vecinos y vecinas de Los Lirios.

 

Ante esta indefinición legal y, en especial, a lo marcado por el RID, no se puede dejar que se sigan repitiendo las paradas, a escasos 5 metros de las ventanas de los edificios y abriendo dos cuestiones:

  1. Que en la actualidad no se esté haciendo cualquier tipo de parada fuera del casco urbano logroñés, más aún cuando éstas se pueden hacer en la estación de Arrúbal.
  2. Que, una vez ejecutada la I Fase del Soterramiento, no se haya llevado la doble vía necesaria para las llamadas “paradas técnicas” 500 metros mas allá del inicio del túnel y por consiguiente de la zona urbana.

Por todo ello y ante el evidente riesgo para la salud y el medio ambiente, así como por la comprensible alarma social que está suscitando este tema, solicitamos para su debate y aprobación si procede la siguiente moción:

Descargar (PDF, 305KB)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *